Si Dios quiere
"Si Dios quiere"
Debió ser al séptimo día, ya entre alguno de sus descansos, cuando Dios se acordó de la orografía Guatemalteca.
Que yo me acuerde de él es algo más raro, pero en la última frontera murmuré algún… “que sea lo que Dios quiera”.

Frontera con Guatemala

No por nada, o por todo. La mañana apenas asomaba la cabeza y la mía, titubeaba entre las últimas cuestas de México. Una mirada atrás dejaba allá 324 días y casi toda una vida, aunque la reflexión quedaría para un poco más tarde.
Centroamérica” suena fascinante desde el sofá de casa, pero la misma palabra probaba mis nervios ante la vulnerabilidad de buscar una frontera entre montañas abruptas. “La Mesilla” aparecía súbitamente entre esos cerros y presentaba una escena en la que parecía no faltar nadie: el que agita billetes mientras grita “cambio, amigo!”, el policía con arma voluminosa, el aparentemente corrupto, el corrupto que no lo parece, los que intercambian dinero, la suciedad, las gallinas, la sensación de que todos te miran, y en mi, una inverosímil apariencia de tenerlo todo bajo control que te lleva a saludar a todo el mundo como un loco.

La tensión se diluyó con un rápido y certero golpe: bienvenido, 90 días. Entrar a Centroamérica acabó finalmente en un trago rápido. Lo que sólo Dios conocía, (él y los perfiles guardados en mi teléfono), era el desnivel entre aquellas nubes golpeando las laderas; donde si uno fijaba la mirada alcanzaba a ver, entre pendientes vertiginosas, el henequén, el algodón, la lana y la seda, de esos atuendos indígenas que bañan sus tierras.

Mi deseo de alejarme de esa atmósfera “fronteril” era tan grande como la inquietud de descubrir el carácter de aquella gente. Lo cual me regaló, aparte de un buen dolor de piernas, una muy grata sorpresa. Cuando voy en la bici tomo mi labor diaria con mucha seriedad. A veces utilizo un grito excéntrico, otras mi tono más dulce, pero la mayoría no consiste más que en aguardar ese preciso instante donde la mirada incrédula del local se desplaza a cámara lenta; pasa una y otra vez, entonces ¡zas!, mi gesto cambia repentinamente, mis ojos se agrandan y mis cuerdas vocales agarran la fuerza necesaria para garantizar que los 17 músculos necesarios en aquel rostro extraño, pasen de la sorpresa al único objetivo de mi labor diaria: su sonrisa. Y ahí, debo reconocer, el guatemalteco me lo ha puesto bien fácil. 😀

Mientras me familiarizaba con el quetzal, los *chuchitos y el *cerote como amigo, y avanzaba entre montañas esquivando autobuses de colores (los genuinos y temerarios “chicken bus” de adopción gringa); Guatemala me ofrecía un paisaje tan pobre, tan indígena y tan hermoso como si de una extensión de Chiapas se tratara.

La familia de Pedro me regaló las dos primeras noches en Guate

La familia de Pedro me regaló las dos primeras noches en Guate

La pequeña Amsterdam

La famosa Lonely Planet, en antiguas ediciones, hablaba de un lugar como “la pequeña Amsterdam de Centroamérica”.
“San Pedo”, “San Petersburgo” o “San Pedro la Locura”, son diferentes formas de denominar la transformación de una aldea indígena que a mi me conquistó durante dos semanas, ¿será que “cuando el Lago suena”, agua lleva?

Guatemala
Lejos queda, por eso, una etapa de libertinaje extremo y sueños hippies embriagados con psy trance durante días. O por lo menos eso trató el último alcalde evangélico, usando la fuerza policial supongo que como enviados del Señor.
A mi, como mi todo mi paso por “Guate”, me cautivó más la amabilidad indígena. Ésta en San Pedro alcanzó su cúspide, y sumado a un lago majestuoso rodeado de volcanes, hacen que solo Dios sepa cuando pueda continuar mi paso…

Pero el mundo gira, y mi paso debe seguir.
Mi soledad se quiebra bruscamente. Así es, ya no voy sólo, ni solo con mi sonrisa. Hoy volveré a volar, si Dios quiere. 😉

El álbum solicitado no puede ser cargado en este momento. Error: OAuthException Code: 10, (#10) This endpoint requires the 'manage_pages' permission or the 'Page Public Content Access' feature. Refer to https://developers.facebook.com/docs/apps/review/login-permissions#manage-pages and https://developers.facebook.com/docs/apps/review/feature#reference-PAGES_ACCESS for details.

TIPS:
– En San Pedro la Laguna, alojamientos desde 25-30Q 
– San Pedro a Panajachel lancha + bici 25Q
– En el lago de Atitlán evitar carretera hacia Santiago
– Trekking “indian noise” por agencia 150Q  / por tu cuenta 30Q 
* Cerote = coloquial guatemalteco para referirse a alguien (a veces despectivo)
* Chuchito = comida típica, masa de maíz (como un tamal), relleno de carne de cerdo/res y salsa de tomate 

 

[wp_connect_like_button href=”” send_button=”disabled” layout=”standard” width=”600″ show_faces=”enabled” verb=”like” colorscheme=”light” font=”arial” ref=”” /]
Dani Ku

Dani Ku

Viviendo en bicicleta he descubierto que cada día puede ser eterno.
Nunca imaginé recorrer el mundo o vencer al tiempo.
En éste modesto taller de letras e imágenes, espero contagiar un sueño: no hay nada excepcional, no dejes de soñar, tú también puedes hacerlo.
Dani Ku

Latest posts by Dani Ku (see all)

6
Responder

avatar
3 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
0 Comment authors
Herman HerreraRosa FerrerDani KuFrancisco Rivas Beltran Recent comment authors

Me a gustado lo de “un dia puede ser eterno! Porsupuesto! Eternamente feliz! Gracias por compartir edta tu vida tan inreresante! Cuidate!

Muchísimas gracias Francisco!!! Un abrazo desde Guatemala

T’ ho mereixes no?

Jajaja, no ho sé! Pero jo procuro arrencar somriures x)

Sempre ho has fet.

17 músculos, maravilloso.